sábado, 11 de octubre de 2014

Y punto.

Me puse a pensar, en todas esas veces en que la gente te dice algo, esas veces en que te dicen cosas buenas y cosas malas. Y muchas personas piensan y viven una filosofía de "¡Que se joda todo el mundo, hago y pienso lo que me gusta, lo que soy", pero también hay personas que sienten que hay que tomar lo bueno y lo malo, poner todo en la licuadora y luego en una balanza. Y simplemente otras tantas personas no saben que pensar, y toman lo malo y se destruyen la vida pensando en los malos comentarios y palabras indirectas. Y la verdad, yo no sé qué pensar. Soy sincera, aún estoy creciendo y no hay una verdadera yo, estable y con una personalidad definida. Soy una adolescente, estoy en un trance, estoy creando a mi propio yo. Y en este momento de mi vida, estoy haciendo más cosas, que me gustan y me apasionan. Y también desechando otras tantas cosas, pensamientos y demás. Y he llegado a la conclusión de que cada persona es libre de hacer lo que se le da la gana, pero sin dañar al resto. Mientras respetes al otro, todo muy bien. Por ende, cada persona tiene el derecho de hacer lo que se le plazca en lo que a esa persona corresponda. Puedes estudiar lo que tú quieras, ser quien tu quieres ser, luchar por tus sueños, publicar lo que se te antoje de ti o lo que venga de tu imaginación (sin dañar a otros y a ti mismo, por supuesto), escuchar la música que te encanta, porque simplemente te encanta, viajar a donde quieras o quedarte en casa viendo tele o leyendo un libro. En fin, cada persona es libre de hacer y pensar como se le da la gana. Cada "formula", "cuidados" o pasos para tener una vida tranquila, es personal y opcional, ¡porque somos distintos. Y bueno, llegando a otra conclusión, no tenemos porqué preocuparnos por lo que otros piensen de nosotros en nuestros aspectos más personales. Debemos hacer lo que nos gusta, y mientras sigamos la línea de la diversión y respeto, todo perfecto. Además, hacer las cosas por lo que va a pensar la gente es de estúpidos, realmente eso no interesa en casi todos los aspectos de la vida. Ahora, que la gente se meta en tu vida, cuando no están invitados y se toman atribuciones de "pero en el fondo tu dejas la puerta abierta" realmente es para reírse, y no voy a emitir comentarios al respecto, porque no vale la pena. Todo tenemos un cerebro, y hay que usarlo para pensar, porque pensar es gratis. En fin, tenemos el derecho a ser felices siguiendo nuestro propio camino, somos distintos y eso es lo magnifico de la vida. Y siempre habrán personas tirando tierra a las cosas que brillan, es casi ley, y eso en verdad no importa. Mientras disfrutes lo que haces y lo quieras con todo tu corazón, te harás feliz a ti mismo y quienes amas y quienes te aman. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario